Archivos diarios: 2 marzo, 2018

El Líbano listo para defenderse en una guerra con Israel

El jefe del Estado Mayor del Ejército de El Líbano, Joseph Aoun, advierte que sus tropas están preparadas para defender el país ‘con todos los medios y opciones disponibles’ ante cualquier posible ataque o incursión israelí ‘sin importar cuánto aumente el enemigo provocador sus amenazas’.

El comandante libanés, en declaraciones realizadas el jueves durante una inspección del Tercer Regimiento de Intervención de El Líbano en el barrio de Ras Beirut en la capital, Beirut, enfatizó que las Fuerzas Armadas libanesas no serán tomadas por sorpresa.

“El Ejército mantiene su disposición en la frontera sur para enfrentar cualquier agresión militar israelí o cualquier intento de invadir partes de sus fronteras terrestres y marítimas”, aseguró Aoun, según indica el sitio web oficial del Ejército libanés.

Sus advertencias se producen en momentos en los que ha aumentado considerablemente la tensión entre El Líbano y el régimen israelí, en parte por el conflicto sobre los recursos naturales y el muro que construye el régimen en los territorios ocupados palestinos, lo que ha suscitado temores sobre una nueva guerra entre ambos.

El militar también aseveró que el Ejército tiene la voluntad completa de “defender los derechos libaneses a través de todos sus medios y capacidades disponibles, sin importar cuánto puedan escalar las amenazas y provocaciones del enemigo”, Israel.

El régimen de Tel Aviv está construyendo un muro en la frontera sur de El Líbano. Hasta el momento, el régimen de Tel Aviv ha construido unos 300 metros del muro —en la región de Al-Yalil (Galilea) y los ocupados altos de Golán—, pero su intención es extenderlo unos seis kilómetros.

Por otra parte, las disputas se extienden a un triángulo marítimo de unos 860 kilómetros cuadrados dentro del cual se encuentra el Bloque 9. En enero el ultraderechista ministro para asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman, lanzó una advertencia a los libaneses diciendo que el derecho y la explotación energética del llamado Bloque 9 le pertenecen solo a los israelíes, alegato rechazado por Beirut.

Netanyahu y su esposa, interrogados por un caso de corrupción

El primer ministro israelí es interrogado por primera vez para rebatir las sospechas de que benefició a un magnate a cambio de una cobertura favorable de su medio digital

La policía israelí pide procesar a Benjamin Netanyahu por corrupción

Antes de viajar a Estados Unidos, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ha contestado durante más de cuatro horas a las preguntas de los agentes de la unidad de investigación ‘Lahav 433’ sobre un nuevo caso de supuesta corrupción. El cuarto que le afecta de forma directa o indirecta en una ola de sospechas, filtraciones y recomendaciones policiales. Sin interés en el adelanto de los comicios, sus cinco socios de Gobierno esperan la decisión del fiscal general, Avijai Mandelblit, sobre su posible imputación.

En un hecho sin precedentes en Israel, el jefe de Gobierno ha sido interrogado este viernes al mismo tiempo que su esposa daba su testimonio sobre el mismo expediente en la sede de la investigación cerca de Tel Aviv. El ‘Caso 4000’ pone de relieve la compleja relación entre la pareja Netanyahu y los medios de comunicación israelíes.

Tras siete interrogatorios por otros casos, Netanyahu ha recibido a los agentes, que en esta ocasión sospechan que favoreció económicamente a la empresa de telecomunicaciones Bezek en manos de su amigo Shaul Elovitch. Como contrapartida, su web ‘Walla’ daría un trato muy favorable a Netanyahu y su esposa Sara.

El Canal 10 israelí revela un mensaje de WhatsApp de Sara Netanyahu a la esposa del magnate de Bezek, Iris Elovitch, exigiendo el cambio de la cobertura informativa de ‘Walla’:

“Nos estáis matando. Nos estáis degollando. Estáis destruyendo el país. ¿Qué tipo de web es ésta? ¿Cómo puede ser? Cambiad esto. Haz algo con esto. Y rápido. Sois los dueños de la web”.

Sara Netanyahu, al igual que su marido, denuncia una “persecución sin precedentes”.

Ambos se declaran inocentes.

Hace dos semanas la Policía recomendó llevarle a juicio por soborno en la recepción sistemática de puros, joyas y champán por un valor de unos 235.000 euros de dos multimillonarios a cambio de favores (‘Caso 1000’) y en la negociación secreta con un editor de un diario crítico para cambiar su cobertura (‘Caso 2000’).

Los investigadores tienen en su poder una cinta en la que Elovitch presiona al entonces director general de ‘Walla’, Ilan Yeoshua, para cambiar el trato hacia la pareja

“Hay que esforzarse por Netanyahu. Él se esfuerza por nosotros”.

El caso se agravó para el primer ministro cuando su hombre de confianza desde los años 90, Shlomo Filber, ha aceptado declarar contra él a cambio de no ser juzgado. De momento, ha confesado que como director del Ministerio de Comunicación bajo la tutela de Netanyahu cumplía órdenes para no acometer reformas que hubieran perjudicado claramente a Bezek.

Comisiones en la compra de armamento

Netanyahu podría ser interrogado también en el ‘Caso 3000’. Sus dos asesores y abogados de máxima confianza y el ex jefe de la Marina han sido interrogados en una trama de comisiones irregulares en la compra de tres sofisticados submarinos a Alemania. Netanyahu afirma que la adquisición era necesaria y realizada a petición del Ejército. “Siempre he actuado por el bien de la seguridad de Israel”, afirma el veterano dirigente. El ex ministro de Defensa, Moshe Yaalon, piensa lo contrario: “Si no sabía lo de su entorno, debe irse a casa. Y si lo sabía, a la cárcel”.

Condenado a 2 años el rapero Pablo Hasel por enaltecer a ETA y los ‘grapo’

La Audiencia Nacional ha condenado a Pablo Rivadulla, conocido como el rapero Pablo Hasel, a dos años y un día de cárcel y una multa de 24.300 euros por delitos de enaltecimiento del terrorismo, con la agravante de reincidencia, e injurias y calumnias contra la Corona y las instituciones del Estado por el contenido de 64 mensajes publicados en Twiter y una canción en Youtube.

Si la sentencia es confirmada por el Tribunal Supremo, Pablo Hasel tendrá que ingresar en prisión, ya que la pena supera los dos años y, además, ya había sido condenado por el mismo tipo de delitos anteriormente.

La Sección Primera de lo Penal considera que las publicaciones de Hasel suponen “una actuación conjunta, dirigida contra la Autoridad del Estado en sus múltiples formas, menospreciando y denigrándolos personalmente y en conjunto, aludiendo a la necesidad de ir más allá en un comportamiento violento, incluso con la utilización del terrorismo, a cuyos miembros destacados y condenados judicialmente por ello, se dirige en términos de ser el referente a imitar, buscando la adhesión de personas a tal finalidad”.