Archivos Mensuales: abril 2018

La venganza de Bambi

Bambi se ha hecho mayor. Pasaron ya los inocentes tiempos entre saltitos y jugueteos a través de la espesura del bosque junto a su amigo Tambor y los demás animalitos. La adolescencia de Bambi fue dura, obedeciendo a su estricto padre sin una figura maternal en quien refugiarse buscando comprensión y cariño. Ahora su cornamenta supera grandiosa a la de cualquier macho de su manada y Bambi tiene ganas de usarla. Y es que el pobre no ha olvidado que los humanos con escopetas mataron a su madre por entretenimiento. Ni olvido ni perdón… Tampoco abandona sus sueños cada noche aquel incendio que provocaron los humanos con cerillas y gasolina… Aquellos camaradas animales calcinados o ahogados por el negro humo fruto de la maldad.
Es bien cierto que Bambi aprendió a leer y se ha empapado todas las opiniones sobre los conflictos entre ganaderos e instituciones, los problemas con las subvenciones, con el lobo, con el absurdo juego de azar que se traen los sucesivos gobiernos humanos  con el pan de cada día de los hijos de un sector primario en vías de extinción para mayor gloria del progreso. Pero cuando las llamas avivadas por los malnacidos convierten la casa de Bambi y sus amigos en una pira funeraria, todo lo demás importa un carajo. Malditos hombres, piensa el imponente cérvido, que muerden una y otra vez la mano de la naturaleza que les da de comer.
Desde que Bambi le tomó prestado a un campista dominguero su aparatito celular también ha podido constatar en las sacrosantas redes sociales la existencia de una nueva estirpe de defensores del ecosistema, los animalistas y ecologistas, que gastan ingentes horas de sus artificiales existencias opinando e insultando en internet, montando follón contra los ganaderos en lugar de tender puentes de sentido común y colaboración con ellos en la resolución de sus problemas, y claro, siempre tiene que haber algún paleto con ganas de gresca que disfrute respondiendo a la llamada metiendo fuego al monte o ahorcando a un inocente lobo de lo alto de una señal de tráfico. Cuando hace años el gran incendio asoló su hogar, Bambi no vio a ninguno de esos adalides de la naturaleza, poseedores de la verdad eterna, ayudar a los bomberos forestales y a los lugareños a apagar los fuegos mortales que consumían todo lo que le rodeaba.

Tras la última Asamblea Animal Anual Bambi determinó que debía dejar de huir de los problemas de los humanos, que estos pagan con la madre tierra creyéndose dueños y señores de la creación de la gran Dios Ciervo. Influido por los lobos, que tras su caza desmesurada y la ocupación de sus hogares por el ser humano decidieron devolvérsela como mejor sabían, comiéndose a sus cabezas de ganado, el joven venado está decidido a luchar por su hogar y por los suyos sacrificando hasta la última gota de sus sangre. Hace tiempo que se recluyó en la frondosidad y la espesura, provisto de su “teléfono inteligente”, para investigar por internet cómo preparar su venganza. Nadie sabe a ciencia cierta cuándo será, cómo la llevará a cabo, si habrá inmolación explosiva o cornadas a diestro y siniestro (o a derechas e izquierdas) pero yo que tu vigilaría mis espaldas, porque en tu próxima excursión a la sierra, cuando la dejadez te venza y decidas dejar el papel albal de los bocadillos tirado en cualquier rincón del campo, puede que alguien o algo te esté observando y decida convertirte en la primera víctima de la venganza de Bambi.

César Bueno

Adiós Cifuentes

Cristina Cifuentes ha dimitido en el día de hoy ¿por qué? porque ya no podía inventarse más y lo último iba del robo de dos cremas antiarrugas de 40€ en el 2011 en una gran superficie. Ello está grabado en vídeo, de no ser así, a saber lo que se inventa esta vez, aunque ¿ha dicho la verdad en su discurso de dimisión o mejor dicho, renuncia como ella lo ha denominado?.

Tras el máster fantasma, llegan las antiarrugas

Cristina Cifuentes ha anunciado su dimisión este miércoles como presidenta de la Comunidad de Madrid. Su renuncia se ha precipitado pocas horas después de que se haya difundido un vídeo que recoge el momento en el que la dirigente del PP es retenida por un agente de seguridad después de robar dos cremas en un supermercado en 2011, cuando era la número dos de la Asamblea de Madrid. Esto sumado al escándalo del máster que supuestamente hizo en 2012 en la Universidad Rey Juan Carlos, y cuya obtención, rodeada de irregularidades, ha abierto una crisis en la Universidad y una investigación en la Fiscalía, ha sido la gota que ha colmado el vaso o la cordura…

Cifuentes ha anunciado su decisión en un encuentro con los medios en la sede del Gobierno regional, en el que no se ha referido en ningún momento al caso máster, aunque sí ha dicho que se le ha sometido a un acoso: “mañana, tarde y noche, por tierra, mar y aire”. A pesar de todo Cifuentes ha hecho saber que continua como presidenta del partido en Madrid. Fuentes cercanas a la ya expresidenta confirman que también mantendrá su acta como diputada autonómica.
Cifuentes dice que el hurto fue un error y un “acto involuntario” por el que recibió intentos de extorsión, que denunció a la Policía, pero como en el caso del máster no presentó pruebas de ello, es decir, la denuncia.

La expresidenta no ha admitido preguntas de la prensa y no ha hablado de su sucesor o sucesora en el cargo.

Vídeo de Cristina Cifuentes Pillada Robando en un Hipermercado en Madrid en 2011

Guerra comercial: Europa atrapada entre dos gigantes

Lo afirmaron hace un año la canciller alemana, Angela Merkel, y su ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel: EEUU ha dejado de ser un “socio fiable” para Europa. En particular, el abierto desprecio del multilateralismo se ha convertido en un buque-insignia de la Administración Trump.

En la reunión del Foro Económico Mundial de Davos del pasado mes de enero, el dúo franco-alemán de Macron y Merkel mostró un rechazo firme y sin fisuras de la doctrina del America First del presidente Trump, algo en lo que coincidieron muchos líderes mundiales, entre ellos el omnipotente Xi Jinping.

Los tambores de guerra comercial en nombre de la “seguridad nacional” comenzaron en Washington con el anuncio de una imposición unilateral de fuertes aranceles a la importación de acero (25 %) y aluminio (10 %) con el fin de proteger la industria norteamericana.

La reacción inmediata desde Bruselas consistió en anunciar posibles represalias a una lista de determinados productos estadounidenses, a lo que siguió una serie de tira y afloja. La tregua alcanzada el 23 marzo pasado, por la que Europa y países como México o Canadá quedarían exentos temporalmente de esas medidas, no ha conseguido tranquilizar a los europeos.

La Comisión tiene abierta una investigación para estudiar cómo afectará el desvío de comercio a Europa si EEUU aplica aranceles a China o a terceras economías. Incluso si Europa queda a salvo de las medidas arancelarias estadounidenses, y éstas se concentran mayormente en China, es muy probable que la imposición de las mismas acabe por distorsionar los flujos comerciales y las políticas monetarias, con efectos colaterales sobre las economías europeas.

Está claro que el verdadero punto de mira de la guerra comercial de Trump –y de parte de la comunidad de negocios estadounidense– no es tanto Europa, sino China, con la que se arrastra un déficit comercial cifrado en 375 mil millones de dólares. Sin embargo, la UE se halla bloqueada en medio de una incipiente escalada de guerra comercial entre las dos potencias, lo cual complica los avances en su agenda bilateral con la primera potencia asiática.

Al anuncio de los aranceles al aluminio y al acero le siguió el anuncio chino de gravar 128 productos estadounidenses – del aluminio a carne de cerdo, nueces, vino y frutas-. A finales de marzo, Washington anunciaba más medidas para gravar con tarifas de 60 billones de dólares productos chinos y para limitar la capacidad de inversión china en tecnología estadounidense, y anunciaba que llevaría el caso a la Organización Mundial del Comercio (OMC) – a pesar del fuerte recelo de Trump a esta institución. El peligro de una escalada incontrolable está ahí.

La guerra comercial cruzada entre los dos gigantes coloca a Europa en una situación difícil. Hace mucho tiempo que las autoridades europeas recelan también de las prácticas comerciales e inversores chinas -por ejemplo, opacidad de su mercado de licitaciones a empresas europeas, dumping, subsidios las industrias, devaluación del renmimbi para aumentar las exportaciones, o la compra de industrias europeas en sectores estratégicos-. Sin embargo, la UE se ha reafirmado siempre en su enfoque multilateral como forma más efectiva para presionar a Beijing.

Es precisamente la aceptación del régimen multilateral, junto a la la sintonía europea en cuestiones como la defensa del multilateralismo o el acuerdo de Cambio Climático de París – materializadas recientemente en foros como la Asamblea anual de Naciones Unidas, el G-20 o Davos – lo que podría conformar en adelante las bases para un entendimiento con China no supeditado necesariamente ya a Washington.

Y esta es la gran paradoja. Con Beijing, los europeos tienen que vérselas con un régimen i-liberal en lo interno, y gradualmente expansionista en el exterior, pero al mismo tiempo defensor del multilateralismo. En un momento en que el régimen chino concentra su poder en la persona de su presidente Xi Jinping, tras el XIX Congreso del Partido Comunista Chino, los europeos permanecen a la expectativa y sin ejercer aún una interlocución ni una influencia suficiente de manera cohesionada.

En comparación con EEUU, y en relación al espacio vital de China en Asia, la UE continúa con un notable déficit de presencia, en especial en el terreno geopolítico de la pugna del poder duro – económico y militar- como se ha puesto de manifiesto en la pugna de EEUU con la Corea del Norte de Kim Jong Un, donde prácticamente no jugó papel alguno. Lo mismo ocurre con el expansionismo chino en su mar meridional, un vasto espacio geopolítico donde la UE apenas tiene un presencia significativa.

No hay solución fácil: la UE se va a tener que emplear a fondo para ganar una guerra a tres bandas simultáneamente.

Vicente Palacio
EFEdoc

Vacuna contra el cáncer

Probada exitosamente nueva vacuna contra el cáncer
La vacuna, cuyos resultados se publicaron en Science Translational Medicine, se fabrica a partir de las propias células inmunes de los pacientes, las cuales se exponen en el laboratorio al contenido de las células tumorales de los pacientes y, posteriormente, se inyectan en los pacientes para iniciar una respuesta inmune más amplia.

Investigadores de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania y del Centro contra el Cáncer Abramson (Estados Unidos) han obtenido resultados prometedores en una nueva vacuna contra el cáncer, cuyo ensayo ha sido realizado con 25 pacientes con tumor de ovario avanzado.

La vacuna, cuyos resultados se publicaron en Science Translational Medicine, se fabrica a partir de las propias células inmunes de los pacientes, las cuales se exponen en el laboratorio al contenido de las células tumorales de los pacientes y, posteriormente, se inyectan en los pacientes para iniciar una respuesta inmune más amplia.

El ensayo era una prueba piloto destinada principalmente a determinar la seguridad y viabilidad de la vacuna, si bien había “claros signos” de que podría ser efectiva, ya que aproximadamente la mitad de los pacientes vacunados mostraron respuestas de células T antitumorales durante “mucho más tiempo”. Además, un paciente, después de dos años de vacunaciones, estuvo libre de la enfermedad durante cinco años y sin necesidad de recibir tratamiento adicional.

Amplia inmunidad antitumoral

“Esta vacuna parece ser segura para los pacientes y provoca una amplia inmunidad antitumoral. No obstante, creemos que hay que hacer más pruebas en ensayos clínicos más grandes”, ha asegurado el autor principal del trabajo, Janos L. Tanyi.

La mayoría de las vacunas contra el cáncer desarrolladas hasta la fecha se han diseñado para reconocer y atacar una molécula concreta como, por ejemplo, un receptor de superficie celular que probablemente se encuentra en células cancerosas de cualquier paciente con un mismo tumor.

Sin embargo, en el nuevo trabajo, cada vacuna está personalizada porque utiliza el propio tumor del paciente, el cual tiene un conjunto único de mutaciones y, por tanto, una presentación única para el sistema inmune. También es una vacuna de tumor completo, destinada a estimular una respuesta inmune contra cientos y miles aspectos asociados al tumor.

“La tasa de supervivencia general a dos años de los pacientes que respondieron a la vacuna fue del 100%, mientras que la tasa de aquellos que no respondieron fue solo del 25%”, han informado los científicos.

A propósito del nuevo libro de editorial Fides: ¿Liquidar mayo del 68? Del sesentayochismo al liberalismo libertario

José Alsina Calvés

Algún día se hará justicia y se reconocerá la inmensa labor de Editorial Fides y supromotor, Juan Antonio Llopart, a favor de la Cultura en mayúsculas. Las reedicionesde textos de autores “malditos” se combinan con obras estimulantes, que vierten en lengua española a autores franceses, alemanes o rusos, que están diciendo cosas realmente importantes en el terreno de la filosofía, la metapolítica o la historia.

El nuevo libro que presentamos, una obra colectiva coordinada por Jesús Sebastián Lorente director de la Biblioteca Metapolitika de la mencionada editorial, reúne a distinguidos pensadores franceses, alemanes y algún español, procedentes de tradiciones de pensamiento muy distintas, realizando cada uno de ellos su particular balance de los sucesos de Mayo del 68, justamente cuando se cumplen 50 años de los mismos.

Lo realmente interesante de este libro es que de los diversos análisis, realizados desde ópticas muy distintas y desde trayectorias vitales muy diversas, coinciden en algunos puntos fundamentales. El carácter de espectáculo o de simulacro de la supuesta“revolución de mayo” (carácter paradójico, pues algunas de las corrientes que lo animaban, como el Situacionismo, centraban su discurso en la crítica de la sociedad del espectáculo), el desprecio a clase obrera como vector revolucionario, y, sobretodo, la reivindicación del narcisismo y del “individualismo del deseo” serían los elementos más característicos de este movimiento, según la mayoría de los autores.

Si analizamos estas conclusiones desde los postulados de la Cuarta Teoría Política podemos llegar a dos deducciones importantes: la deriva posterior de una buena parte dela izquierda a partir de Mayo del 68 lleva abandonar la idea de “clase obrera” como vector revolucionario, con lo cual deja de concebir a la “clase” como sujeto político.Ello supone un abandono del marxismo como Segunda Teoría Política, y desvía el análisis materialista de las condiciones producción hacia una “crítica cultural” y hacía unos postulados éticos de carácter idealista y metafísico.

Siguiendo a Dugin, toda teoría política pivota sobre un sujeto. Al abandonar el sujeto-clase, la “nueva izquierda” deriva hacia otro sujeto: el individuo. Este individuo no es el del liberalismo clásico, el individuo racional cartesiano, sino el post-individuo narcisista que se caracteriza no por su racionalidad, sino por sus deseos y su aspiración a la“liberación” ¿liberación de que?: de cualquier identidad, de cualquier fijación, de cualquier vínculo que se oponga a su “fluidez”.

Los nuevos “sujetos revolucionarios”, ya reivindicados por Marcuse y otros filósofos dela escuela de Frankfurt, van a ser los inmigrantes, los homosexuales, las mujeres, los estudiantes, y en general las “minorías oprimidas”. Ya no se habla de revolución, sino de “eliminar cualquier discriminación”.

Mayo del 68 significa el inicio de este discurso liberal-libertario que ha colonizado completamente a la izquierda (tanto la moderado como la radical) y que la hace converger con el neoliberalismo, pues comparten el mismo sujeto: el post individuo fluido y sin identidad.

Un estudio vincula los metales del suelo con la mortalidad por cáncer

Epidemiólogos y geólogos españoles han encontrado asociaciones entre el número de muertes por tumores de esófago y zonas donde abunda el plomo, cánceres de pulmón y terrenos con más cobre, tumor cerebral con arsénico, y de vejiga con cadmio. Estos vínculos estadísticos no indican una relación causa-efecto, pero según los investigadores, se debería analizar la influencia de la composición de los suelos en la distribución geográfica de los tumores.

Imagen: Distribución espacial de la composición de metales en suelo en los municipios españoles de la península ibérica, en concreto, zinc (Zn), aluminio (Al), manganeso (Mn), cadmio (Cd), plomo (Pb) y arsénico (As). / G. López-Abente et al./Environ Sci Pollut Res Int.
El riesgo de morir por cáncer no es el mismo en todas las regiones geográficas. Son muchos los factores que influyen, incluido el tipo de suelo, que puede albergar metales pesados y semimetales carcinógenos para los seres humanos. La exposición crónica de una población a estos elementos tóxicos, que entran en el organismo a través de la cadena trófica y los alimentos, podría aumentar la frecuencia de determinados tumores en algunos territorios.

Investigadores del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) han valorado la posible asociación estadística entre las concentraciones de metales pesados del suelo y la mortalidad por diferentes tipologías de cáncer. Los resultados se han publicado en las revistas de acceso abierto Environmental Geochemistry and Health Environmental Science and Pollution Research International.

Los datos se han extraído del Atlas Geoquímico de España, publicado por el IGME en 2012, y de una base de datos con las 861.440 defunciones por 27 tipos de cáncer que ocurrieron en los casi 8.000 municipios españoles entre 1999 y 2008. Los datos se pueden extrapolar a la actualidad porque la composición geoquímica del suelo es estable y los patrones de mortalidad por esta enfermedad no suelen variar.

Los autores han cruzado la información del tipo de suelo y la distribución geográfica de los tumores, aplicando análisis estadísticos y teniendo en cuenta la presencia de focos contaminantes locales o variables de tipo sociodemográfico que pudieran interferir en los resultados.

Así han encontrado diversas asociaciones, como una mortalidad más elevada en ambos sexos por cáncer de esófago en zonas con mayores concentraciones de plomo, y por cáncer de pulmón en áreas donde había niveles altos de cobre.

“También hemos detectado que las mayores concentraciones en suelo de cadmio, plomo, zinc, manganeso y cobre se asocian estadísticamente con una mayor mortalidad por cánceres del sistema digestivo en hombres”, explica Pablo Fernández, investigador del ISCIII y coautor del trabajo, “y en caso de las mujeres, una mayor mortalidad por cáncer de encéfalo en aquellas zonas con más contenido en cadmio”.

Los resultados también muestran una relación entre suelos con más cadmio y mayor mortalidad por cáncer de vejiga; así como terrenos con concentraciones elevadas de arsénico y más casos de fallecimiento por tumores cerebrales.

“Esta investigación sugiere que la composición geoquímica del suelo, en especial sus metales, podrían estar influyendo en la distribución espacial y los patrones de mortalidad del cáncer en España, independientemente del contexto sociodemográfico”, apunta Fernández, quien destaca “la gran contribución de este trabajo a la epidemiología ambiental y la salud pública en general”.

Cautela en la interpretación de los resultados

“No obstante –añade–, aunque es plausible que los contenidos de elementos tóxicos del suelo, aunque sean unos niveles muy pequeños, puedan suponer un componente más en la etiología del cáncer, hay que interpretar los resultados con mucha cautela, ya que las relaciones encontradas no permiten concluir que exista una relación causa-efecto. Nuestro estudio no dispone de datos de exposición individuales ni información sobre otros factores muy importantes en el origen del cáncer, como es el caso del tabaco, el consumo de alcohol o la obesidad”.

Gonzalo López-Abente, otro de los coautores y también investigador del ISCIII, coincide: “Las conclusiones se mueven en el campo de las hipótesis y de las asociaciones estadísticas, que tendrán que ser confirmadas con futuros análisis para comprobar si la propia composición del suelo tiene su correlato en los marcadores biológicos de los humanos. En cualquier caso, los resultados son plausibles y podríamos estar frente a un componente más de la etiología del cáncer”.

Referencia bibliográfica:

Gonzalo López-Abente, Juan Locutura-Rupérez, Pablo Fernández-Navarro, Iván Martín-Méndez, Alejandro Bel-Lan, Olivier Núñez. “Compositional analysis of topsoil metals and its associations with cancer mortality using spatial misaligned data”. Environmental Geochemistry and Health 40(1): 283–294, 2018.

Olivier Núñez, Pablo Fernández-Navarro, Iván Martín-Méndez, Alejandro Bel-Lan, Juan F. Locutura Rupérez, Gonzalo López-Abente. “Association between heavy metal and metalloid levels in topsoil and cancer mortality in Spain”. Environmental Science and Pollution Research International 24(8): 7413–7421, 2017.

Los investigadores del Instituto de Salud Carlos III que han participado en este estudio pertenecen al Área de Epidemiología del Cáncer y Ambiental del Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII, que además pertenece al Consorcio de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud (CIBERESP).

Soldados israelíes matan a dos palestinos y hieren a cerca de mil

Soldados israelíes mataron a dos palestinos y hirieron a otros 969, incluyendo 16 periodistas y personal sanitario, durante las protestas que se celebraron el pasado viernes en la frontera israelí-palestina con ocasión de la Marcha del Gran Retorno que tiene por objeto reivindicar el 78% del territorio de Palestina que ocupa desde hace siete décadas Israel.
Un joven, identificado como Abdulah Mohamad Shahri, de 28 años, fue alcanzado por francotiradores que le dispararon en el pecho. Falleció en un hospital de Gaza tras ingresar gravemente herido. La otra víctima mortal, Mohamed Iyah Hjeleh, de 30 años, fue abatido durante la madrugada.

La marcha se inició a las once de la mañana y congregó a decenas de miles de palestinos en cinco campamentos cercanos a la frontera con Israel. La movilización se desarrolló con el lema de “la quema de la bandera israelí y el izado de la bandera palestina”.

Un total de 122 heridos fueron alcanzados por francotiradores israelíes que habían recibido la orden de disparar contra los palestinos que se acercasen, incluso desarmados, a menos de 300 metros de la valla fronteriza.

Desde que comenzaron las protestas el pasado 30 de marzo, 34 palestinos han muerto y unos 3.000 han resultado heridos, de éstos 1600 por balas de francotiradores, algunas del modelo “dum, dum”, que explotan al penetrar en la carne del “objetivo”.

La marcha del Gran Retorno se celebrará todos los viernes hasta mediados de mayo. El día 14 de ese mes EEUU mudará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, lo que supone un gran agravio para los palestinos que aspiran a establecer en la parte Este de esa ciudad la capital de su futuro Estado.

Y el día 15 de mayo, -cuando se esperan protestas masivas- los palestinos conmemoran el día de “La Nakba” (“La Tragedia”), desastre que supuso la declaración de independencia de Israel (14- mayo-1948) y la subsiguiente expropiación de tierras de cientos de miles de palestinos radicados allí durante siglos, lo que provocó un éxodo de proporciones bíblicas.

De los trece millones de palestinos que hay en el mundo, seis millones viven como refugiados en una treintena de países. La Gran Marcha del Retorno, exige, entre otras cosas, su regreso a su patria histórica.

El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ha decidido avanzar en la judaización total de Palestina y descarta cualquier negociación destinada a crear dos Estados, uno palestino y otro hebreo. Cuenta con el apoyo incondicional de Donald Trump y “el bajo perfil” de la Europa de los mercaderes.

Javier Cortines

Uno de cada siete puestos de trabajo amenazados por la robotización

Revolución industrial 4.0

La OCDE no tiene dudas. El proceso de digitalización, la Cuarta Revolución Industrial, la 4.0 —entre cuyos parámetros esenciales está la robotización y, por ende, la transformación de los modelos productivos hacia la automatización—, transformará de forma significativa las actuales plantillas de trabajadores. A lo largo y ancho de todo el mundo. Su diagnóstico, publicado a comienzos de este mes, no deja mucho resquicio a las dudas: los robots harán que se pierdan casi 66 millones de empleos. Al menos. Y en un margen temporal corto, de apenas un decenio. En términos más elocuentes, esta sustitución de plantilla supone uno de cada siete trabajos actuales. Focalizadas de forma mayoritaria, en las potencias industrializadas. En concreto, en sus 32 países asociados. Aunque este fenómeno no se circunscribe sólo a este think-tank, considerado de las economías de rentas altas. También afecta a ciertos mercados emergentes —en especial, en China o India—, que han dado un salto hacia la Industria 4.0 sin precedentes.

En su reciente informe, los expertos de esta institución multilateral asegura que el 14% de los puestos laborales de sus socios se pueden catalogar de “altamente automatizables” y que el 32% de sus mercados de trabajo se verán sometidos a cambios considerables. En concreto, a un giro en sus habilidades técnico-profesionales, lo que les exigirá someterse y aprobar cursos de adaptación y readecuación de conocimientos. Impartidos de manera interna por sus empresas o en cooperación con el mundo académico y el entramado institucional del país. Es decir, con una estrategia gubernamental que integre participación académica, subvenciones estatales y la aportación del road map profesional que demandarán las empresas y que debe partir desde las patronales.

Sin embargo, obviamente, no todos los países deberán abordar un mismo nivel de desafío. Hay naciones, como Eslovaquia —dice el informe— que tendrán que adecuar al 33% de sus puestos de trabajo, mientras otros, como Noruega, economía top en materia de digitalización, que apenas deberán reciclar a un 6% de sus trabajadores. “De manera general, los mercados anglosajones, los escandinavos y Holanda tienen unos ratios de automatización pendientes menos exigentes que los del sur de Europa o Chile”, continúa el documento, e incluso, que Alemania y Japón, países con un elevado umbral de robotización, pioneros en adentrarse en la Cuarta Revolución Industrial y que, según admite la agencia de rating Moody’s, han consolidado buena parte de la financiación de las pensiones de la próxima generación gracias al aumento productivo generado por los ejércitos de robots de sus conglomerados industriales en el último decenio. Estas dos tradicionales potencias digitales tendrán que abordar nuevas sustituciones de trabajadores con tareas clásicas, off line, por otros cometidos laborales, basados en la computarización, el uso de algoritmos y el Big Data.

Concepto, origen y retos de la Industria 4.0
La economía digital y, dentro de sus múltiples variantes, la denominada Industria 4.0, es el nuevo paradigma productivo. Inicialmente vinculado a los sectores como las manufacturas, el aéreo o la automoción, sus compañías han adoptado procesos empresariales y métodos de innovación que han transformado, de manera diametral, sus cadenas de valor durante los años de la post-crisis económica. Mediante la integración de una extensa variedad de utensilios, aplicaciones y recursos tecnológicos, desde impresoras 3D hasta la robótica. Pero, sobre todo, a través de una persistente automatización de los fulgurantes avances informáticos (en especial, en software) y la integración de procesos de tratamiento de datos (Big Data), fórmulas algorítmicas y cálculos de economic analytics. Un esfuerzo imprescindible para abordar con éxito los mercados digitales de bienes y servicios manufacturados.

En definitiva, estos actores industriales —muchos unicornios, firmas que han rebasado los 1.000 millones de dólares de valor, pero también consorcios de larga tradición—, se han adentrado en la Inteligencia Artificial. Usan plataformas on liney ecosistemas empresariales propicios para el desafío de adecuarse, primero, y satisfacer, después, la demanda de sus clientes. Siempre bajo el teórico desafío de ganar eficacia y celeridad y con objeto de acomodar su producción a la alta competitividad de la era digital y de la productividad. Indispensable, según sus parámetros, para abordar un negocio, el 4.0, capaz de añadir 12 billones de dólares más al PIB global en 2025, tal y como avanza la consultora McKinsey. Cantidad que equivale a las economías conjuntas de Japón, Alemania y Reino Unido. O a la totalidad de riqueza que acumulan los paraísos fiscales.

En definitiva, estos nuevos modelos de negocio, el también denominado Internet de las Cosas o IoT es, sobre todo, Big Data. Y desarrollo analítico. No por casualidad, Facebook, que realiza el soporte de un amplio universo de negocios on line del sector privado, gestiona 300 millones de gigabytes de datos de usuarios, lo que equivale a que cada uno de ellos tenga archivados 126 e-books en sus cuentas. Como tampoco resulta casual que su fundador, Mark Zuckerberg, tuviera que enfrentarse esta semana a una exigente audiencia de casi cinco horas ante el Congreso de EEUU para responder sobre el caso de la filtración masiva de datos personales de millones de usuarios a través de la consultora británica Cambridge Analytica, por el que supuestamente se interfirió en el resultado de las elecciones estadounidenses que llevaron a Donald Trump a La Casa Blanca en 2016. Ni sorprende que Zuckerberg acabara entonando el mea culpa por la implicación de su consorcio en la proliferación de fake news, su propagación entre los votantes americanos y, en consecuencia, su responsabilidad en la inclinación del voto al cabeza de cartel republicano.

Liderazgo global en digitalización
La Industria 4.0, germen de la digitalización, nació en Alemania en 2011. El término lo acuñó y popularizó Henning Kagermann, responsable de la Academia Nacional Alemana de Ciencia e Ingeniería (Acatech), para describir una iniciativa gubernamental de renovación de la política de innovación industrial. Desde su nacimiento, emporios como BASF, Bosch, Daimler, Klöckner & Co, Trumpf o Deutsche Telekom iniciaron un camino de no retorno. Al que se unieron, algo más tarde Siemens o, fuera de Alemania, General Electric y, casi sin excepción, las principales marcas de automoción. Hasta contabilizar alrededor de 2.000 compañías de 26 naciones, que fueron catalogadas por centros de investigación como líderes en economía digital, al inicio de 2016. Estados Unidos, Japón, China, Reino Unido y los países nórdicos acompañan a la locomotora de la UE en el top-tende latitudes que han dejado atrás la tercera revolución, la de la informática, de la segunda mitad del siglo pasado, que siguió a la primera, la mecánica, del Siglo XVIII, y a la segunda, de la proliferación de la energía eléctrica, de finales del XIX y principios del XX.

Pero en este último trienio, la carrera por la hegemonía digital se ha acentuado. No sólo entre las potencias industrializadas, también en los mercados emergentes. Por ejemplo en India pero, sobre todo, en China. Su política de planificación económica ha digitalizado varias industrias estratégicas, desde la metalúrgica, a la naviera o la petroquímica, dentro del cambio de modelo productivo que se implantó tras la crisis de 2008. A las que se han unido otros segmentos como el de las energías alternativas y, desde 2015, cuando se anunció el ambicioso proyecto Made in China 2025, otros sectores de alta tecnología y de mayor sensibilidad para la seguridad nacional como el aeroespacial o la de nuevos materiales.

Este salto hacia la Cuarta Revolución Industrial, la 4.0, deja datos elocuentes. Entre otros, que la tercera parte de los 262 startups globales que han alcanzado la consideración de unicornios —es decir, firmas con facturaciones anuales superiores a los 1.000 millones de dólares—, son chinas y acaparan el 43% del valor de estas firmas. O que sus gigantes tecnológicos tuteen en beneficios e ingresos a sus rivales estadounidenses, europeos o japoneses. Alibabá, Baidu, Tencent o BAT operan con sus propios ecosistemas digitales. Una conquista esencial, a juzgar por las palabras de Kagermann, que deja una frase lapidaria: “quien controle las plataformas, será el dueño del futuro”, recogiendo los mensajes de las firmas de Sillicon Valley desde hace un lustro. Al calor de la laxitud regulatoria y de las inyecciones financieras de Pekín. Aunque también del boom del consumo ciudadano, que roza los 800.000 millones de dólares en Internet, —once veces el gasto de e-commerce en EEUU— y de la inversión empresarial: el capital riesgo tecno-digital se sitúa en el top-three mundial, con más de 77.000 millones de dólares en el trienio 2014-16, el 19% del total. China ha pasado de estar 4,9 veces menos digitalizada que EEUU en 2013 a 3,7 en 2016. Y desea imponer su estilo en el mundo.

Aunque EEUU reacciona sin pausa. Sus nuevas empresas digitales atesoraron sólo en el primer trimestre de este año más de 1.900 millones de dólares, un 29% más que en el último tramo del ejercicio pasado y protagonizaron casi el 10% de las 1.206 fusiones del sector tecnológico. Más aún. Fueron las tres adquisiciones corporativas con mayor capital acordado. La lucha, pues, por la Inteligencia Artificial (AI) prosigue sin cuartel. Atrás quedaron las etiquetas en móviles de alta gama del estilo de Diseñado en US, ensamblado en China. Ahora, voces como la de Eric Schmidt, ex presidente de Alphabet, advierten de que China superará a EEUU en IA en 2025. Por mucho que la Casa Blanca haya bloqueado la OPA hostil hacia Qualcomm, fabricante americano de chips por parte de Broadcom, firma domiciliada en Singapur, pero sobre la que pende, a juicio de la Administración Trump, temores fundados de que sirve a los intereses del servicio de información estatal chino. O que el sector admita que Pekín ha adquirido fraudulentamente patentes a firmas de sus rivales americano y europeos, preferentemente, por valor de un billón de dólares.

Quizás uno de los rankings más solventes y aceptados internacionalmente de la 4IR (acrónimo de Cuarta Revolución Industrial en inglés) sea el del World Economic Forum (WEF). La fundación que organiza la cumbre anual de Davos, en su último informe, en el que colabora la consultora AT Kearney, señala a Singapur como el enclave más avanzado. A partir del diagnóstico de dos componentes básicos: la estructura de producción digital del país, indispensable para poner en marcha la 4IR, y los motores productivos, es decir, las herramientas, cauces y estrategias que los sectores privados de cada país han puesto a disposición de este cambio de paradigma. En total, analizan 59 indicadores que transforman los sistemas de producción. Y engloban al centenar de economías de su clasificación en cuatro grandes grupos. Las naciones que dirigen el liderazgo, entre las que se encuentra España, las de alto potencial futuro, las que ostentan una buena base, aunque con riesgos para alcanzar el éxito y los que se acaban de iniciar en la tarea, con reducidos niveles de digitalización y sin apenas sostén productivo dirigido a la digitalización. Japón, Corea del Sur, Alemania, Suiza y China protagonizan el top-fiveen cuanto a solidez de la estructura de producción. Mientras, EEUU, Singapur, Suiza, Reino Unido y Holanda son sus homólogos del otro gran factor de cambio: los que acaparan más y mejores elementos dinamizadores —tecnológicos— de la revolución digital.

España se sitúa en el puesto 29 y 24, respectivamente. A la cola del bloque de economías más avanzadas, casi todas ellas localizadas en Europa, América del Norte y Sudeste Asiático.

Otro examen que toma el pulso global de la digitalización es el que realiza la IFR o Internacional Federation of Robotics. En concreto, su estudio sobre densidad de robots en las manufacturas, las industrias por antonomasia de la versión 4.0. Su último top-ten lo encabeza Corea del Sur, con 631 robots por cada 10.000 habitantes, su fórmula del ranking. Y con visos de incrementar esta ratio en los próximos cinco años, porque el Gobierno de Seúl ha impuesto una estrategia quinquenal, con fondos oficiales destinados a la I+D+i y partidas de 450 millones de dólares por año destinadas a elevar los umbrales. Le siguen Singapur, con 488 robots; Alemania, con 309; Japón (303); Suecia (223); Dinamarca (211); EEUU (189); Italia (185); Bélgica (184) y Taiwán: 177.

El panorama en España: otro retardo evolutivo
Según la Comisión Europea, el mercado interior 4.0 es el tercero, en cifras globales, en cuanto a inversiones relacionadas con IoT. Y será así, hasta 2020, después de crecer a un ritmo del 22% en el lustro actual. En tres años, alcanzará los 287.000 millones de capital. La mayor parte de esa riqueza la generará la Industria 4.0 que, en la actualidad, supone el 15% del PIB de la UE. Bruselas deja una radiografía inquietante para España. En su estado de situación sitúa a Alemania, Irlanda Suecia y Austria como los cuatro pioneros, con una industria manufacturera amplia y moderna y un clima para hacer negocios, idóneo para las empresas tecnológicas. Le siguen los potenciales (Bélgica, Finlandia, Holanda, Dinamarca, Reino Unido y Francia), con procesos innovadores en marcha, bien perfilados, que les concederán ventajas industriales en el mundo digital a corto plazo. Luego cita a los tradicionalistas, todos del Este (República Checa, Hungría, Eslovaquia y Lituania), aún con industrias tradicionales pero que ya han emprendido los primeros pasos hacia la digitalización, y los titubeantes o hesitators (Italia, España, Estonia, Portugal, Polonia, Croacia y Bulgaria) sin sector manufacturero importante y sin estar todavía preparados para afrontar los retos de la Industria 4.0.

El problema de España es que sólo invierte uno de cada tres euros presupuestados en I+D +i. De los 4.635 millones de euros previstos, solo se habrían ejecutado 1.376, un 29,7% del total. Esta tasa de ejecución es ocho puntos más baja de la que se registró en 2016 (38,2%) y marca el mínimo histórico desde que se registran datos al respecto (año 2000). A lo que hay que unir el descenso gradual de recursos a la agenda digital desde el inicio de la crisis. Entre 2002 a 2007, la ejecución de presupuestos de I+D+i en nuestro país se situó siempre por encima del 90%, dice Cotec. Sus expertos, a partir de los datos oficiales, admite que desde 2009, cuando se alcanza la cima de inversión estatal —6.675 millones de euros ejecutados, un 81,6% de lo presupuestado—, la diferencia entre lo presupuestado y lo invertido no ha parado de bajar. Hasta el punto de que, el pasado ejercicio, el gasto real del Estado en este ámbito —1.376 millones de euros— fue nada menos que un 80% inferior al de 2009.

La OCDE estima que la economía española podría sumar 35.000 millones de euros más en 2020 si se avanzara en este trienio en la Industria Conectada 4.0, la estrategia oficial que dirige, desde 2015, la Secretaría General de Industria y de la PyME, adscrita al Ministerio de Economía. Pero sus empeños de que España se encarame al tren de la digitalización colisionan frontalmente con la, de nuevo, cada vez mayor sutura de la brecha tecnológica. Con Europa y con el resto de rivales mundiales. Entre otras cosas, porque la proliferación de startups tecnológicas con el escaso grado de asentamiento del capital riesgo en la economía hispana y la ausencia de una estrategia oficial dirigida a que las empresas de tamaño medio se conviertan en emporios digitales, hace difícil que el sector privado se adecúe a este cambio de época. Ni empresarios ni analistas son capaces de desvelar el nombre de compañías españolas con capacidad para adquirir músculo global en el sector de la industria digital. Tampoco están ni se la esperan para liderar o protagonizar alguna fusión internacional en el sector. Una vez más, España se incorporará tarde a un nuevo desafío de la globalización. A pesar de que La Caixa de que, en 2020, el 43% de los puestos de trabajo en España serán sustituidos por robots; el 66%, a medio plazo. O de que el instituto Bruegel, uno de los de mayor prestigio en Europa, alerte de que habrá 3 millones de robots en todo el mundo y apenas 35.000 en España.

Soluciones integrales a la robotización
Martin Schwab, fundador del WEF, recuerda que los robots no son un utensilio de ciencia ficción. “Están con nosotros desde los años sesenta”, precisa antes de realizar un planteamiento cargado de lógica: “los robots, ¿trabajan para los humanos o en contra de los humanos?”. Porque, en su opinión —una de las más valoradas del ámbito neoliberal— la robotización y la automatización de los modelos productivos que ocasiona este fenómeno en las industrias con negocios digitales “debería generar una Renta Básica Universal (RBU). Además de una readaptación constante de los empleados actuales de los segmentos manufacturados y de los venideros, hacia las nuevas habilidades profesionales que demandarán estos sectores.

Por supuesto —dice— en disciplinas como el coding (puestos de ingeniería y software, que crecerán en un 18,8% hasta 2024, según el Departamento de Trabajo de EEUU). O el Data Analytic, porque el mundo se mueve por datos. Google, Facebook o Amazon manejan cantidades inimaginables de datos cuantitativos. De forma masiva, analizan esa información y crean tendencias y correlaciones de negocios que generan aumentos de valor de compañías. El número de analista de datos crecerá un 30% en los próximos siete años. Y quien sea capaz de analizar largas series de datos y producir percepciones reales para que la gente tome decisiones tendrá asegurado su lugar en el mundo laboral. También las matemáticas, imprescindibles en la era del Big Data. Pero sin descuidar las humanidades, ya que la reemplazará cientos de miles de puestos de trabajo. La práctica totalidad, de componente técnico. Pero no los de alta creatividad. Ni los conocimientos relacionados con las ciencias, con los descubrimientos científicos.

Desde la OCDE también claman por esta transformación laboral. Un 47% está en riesgo en EEUU. Nada menos que 13 millones de americanos perdieron su puesto de trabajo por el impacto de la crisis en sus mercados locales; por ejemplo, en Detroit, cuna de la industria automovilística del país. Sus expertos hablan que el reciclaje profesional debe enfocarse, primordialmente, entre los trabajadores de baja cualificación, para reconducirlos hacia las nuevas directrices digitales.

Sin embargo, el gran cambio cualitativo que reclama la digitalización es el gravamen tributario a las empresas por el uso de robot. Una tendencia que respalda el WEF y Schwab, y que también defienden empresarios como Bill Gates, a quien le parece “lógico” que las compañías paguen cuando reemplacen trabajadores por maquinaria robotizada. Aunque otros, como Elon Musk se decantan por la renta universal o Jeff Immelt, CEO de General Electric, por acuerdos entre el sector público y privado para perfilar los cursos de formación constante que requerirán las firmas digitalizadas en el futuro.

El debate de la tributación, con tantos partidarios como detractores —entre los que cala la crítica de la ambigüedad del término robot, que dificulta la definición de la base imponible, así como la indefinición de los beneficios y de la productividad adicional que generan— ha llegado, incluso, a la Eurocámara. Un informe oficial de la parlamentaria luxemburguesa Mady Delvaux, de la Alianza Progresista, con el sello de su Comité de Asuntos Legales, enfatiza la necesidad de que las compañías “respondan a requerimientos” regulatorios en los que “revelen la contribución de los robots y de otras herramientas propias al resultado económico de la firma”. En aras de “establecer posibles contribuciones fiscales y de cotizaciones sociales”.

Diego Herranz
Público

Siria repele ataques con misiles

La defensa antiaérea de Siria ha repelido la madrugada de este martes un ataque con misiles lanzado por el régimen de Israel contra blancos militares en la provincia de Homs (centro-oeste) y la ciudad de Damasco, capital siria, han informado medios de comunicación locales.

“El sistema antiaéreo del Ejército sirio se ha activado y ha repelido varios misiles de Israel que buscaban alcanzar el aeropuerto militar de Al-Shairat, en Homs”, ha indicado el portal web Al-Masdar News, citando a fuentes militares.

La fuente consultada ha explicado que todos los misiles lanzados contra el aeródromo fueron destruidos por la defensa antiaérea siria.

A su vez, la televisión estatal siria ha explicado que los misiles —que sobrevolaron el espacio aéreo de El Líbano— también estaban dirigidos contra posiciones militares en Damasco.

La defensa aérea de Siria ha destruido tres de los misiles que iban dirigidos contra el aeropuerto de Al-Damair en las afueras de Damasco.

Fuentes militares sirias han explicado que los misiles israelíes no lograron impactar en ninguno de sus objetivos ni provocaron daños al aeropuerto de Al-Shairat ni los otros lugares castrenses del Ejército sirio.

Hasta el momento las autoridades israelíes no han hecho comentarios al respecto.

Eric Pahon, representante oficial del Departamento de Defensa de EE.UU., ha asegurado a través de un comunicado que el Pentágono no está detrás del ataque con misiles lanzado entre este lunes y el martes contra Siria.“No hay ninguna actividad militar estadounidense en la zona en este momento”, ha declarado Pahon.

Este ataque se produjo después de que la madrugada del pasado sábado, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia bombardearan múltiples lugares en Siria, tras acusar, sin prueba alguna, al Gobierno de Damasco de llevar a cabo el 7 de abril un ataque con armas químicas en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental. El Gobierno sirio rechaza las acusaciones.

El ataque tripartita se realizó sin contar con el aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y antes de que los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) empezaran sus trabajos in situ para reunir pruebas acerca del presunto ataque químico en Duma.

mkh/ncl/ask/hnb

A vueltas con los semáforos y el sexismo

Ha llegado a un punto en el que parecemos gilipollas, o si lo prefieren gilicoños, no sea que alguien se ofenda. La última parida, que no paridad, se está dando en Canovelles que instalará un semáforo inclusivo con parejas del mismo sexo.

El semáforo también estará adaptado para invidentes, con avisadores acústicos, no solo será inclusivo.

Las obras para realizar el cambio de semáforos cuentan con un presupuesto de 25.732,20€, si, unos semáforos que nos costarán tal cantidad de dinero tan solo para que haya representación de parejas del mismo sexo. Y digo yo ¿dónde tenemos las de distintos sexos? Primero que si semáforos con faldas, ¿y ahora esto? ¿es que no saben cruzar con un semáforo de los de toda la vida ¿también les ofenden y excluyen? Porque ya con lo de las faldas al muñequito estamos todos representados, por cierto, ¿el que no lleve faldas o pantalón, hombre o mujer, debe no darse por aludid@ para cruzar? ¿No es sexista poner falditas y coletitas a las mujeres?

La imagen adjunta es la del semáforo inclusivo que se instalará en Canovelles (Barcelona) que ha decidido instalar un semáforo igualitario e inclusivo con figuras que representarán a parejas del mismo sexo, dentro del casco urbano de la localidad. El semáforo, será el primero de estas características en la población y se situará en el centro del municipio, en la confluencia de las calles Riera y Molí de la Sal, según ha informado el consistorio en un comunicado. Las obras para realizar el cambio de semáforos serán este lunes y cuentan con un presupuesto de actuación, con IVA incluido, de 25.732,20 euros.

¿Qué semáforo será el próximo? ¿cuánto nos costará?…

A.M