Archivos diarios: 2 abril, 2018

Israel rechaza que se investigue su última acción criminal

Las autoridades israelíes rechazaron las peticiones internacionales a una investigación independiente después del asesinato el viernes pasado de 16 palestinos acribillados impunemente por el ejército israelí en el curso de una manifestación a lo largo de la frontera entre la franja de Gaza y los territorios ocupados por Israel. El uso de armas de fuego por parte del ejército israelí está en el centro de las interrogaciones de la comunidad internacional y de las organizaciones de defensa de los derechos humanos. El viernes fue el día más mortífero en la franja de Gaza desde la guerra de 2014: 16 palestinos fueron asesinados y más de 1.400 fueron heridos, entre ellos, 758 de bala, según ha informado la agencia AFP.

Los palestinos afirman que los soldados israelíes dispararon impunemente a manifestantes que no representaban ningún peligro. El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, así como la representante de la diplomacia europea Federica Mogherini, reclamaron una “investigación independiente” sobre el uso, por parte del ejército de Israel, de armas de fuego, una demanda rechazada por la entidad sionista. Los Estados Unidos bloquearon, el sábado por la tarde, un proyecto de declaración del Consejo de seguridad de la ONU que apelaba “a una investigación sobre los asesinatos y a prevenir posibles enfrentamientos”.

El Primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, rechazó todas las críticas, y felicitó a su ejército, al que calificó como “el más ético del mundo“. Los 16 palestinos asesinados y los más de 1400 palestinos heridos, no sólo le desmienten, sino que muestran su cinismo y su bajeza moral.

El Presidente de Somatemps, Josep Alsina, carga contra los sindicatos CCOO y UGT

Ante la noticia publicada recientemente en distintos medios de comunicación en la que se indica que las centrales sindicales CCOO y UGT van a manifestarse el día 15 de abril, juntamente con las entidades secesionistas ANV y Omnium, en apoyo a los “presos políticos”, el Presidente de la entidad hispanista Somatemps, Josep Alsina, ha afirmado en un escrito que “muchos afiliados a estos sindicatos, e incluso cuadros intermedios, se sienten traicionados por el apoyo de sus cúpulas a los pristinos representantes de la burguesía catalana, y por la inferencia partidista de unas organizaciones que, en teoría, existen solamente para defender los intereses de los trabajadores asalariados.

Alsina ha sido muy duro con los sindicatos mayoritarios, y no ha dudado en afirmar, atendiendo a su propia experiencia sindical que “para los que conocemos la trayectoria de estas centrales, para los que hemos sido activos sindicalmente (en sindicatos independientes de sector o en coordinadoras al margen de los sindicatos) y hemos visto sus actuaciones, para los que conocemos bien su papel en los procesos políticos y sociales acaecidos en España desde 1978, esta actitud no nos extraña nada. Es más, la consideramos “coherente” con toda su historia de claudicaciones, de traiciones y de corrupción.

El Presidente de Somatemps, tras repasar brevemente, pero de forma concisa, la historia de UGT y de CCOO, expone una hecho que cada vez cala más entre los muchos trabajadores que se topan día a día con la realidad de sus problemáticas laborales, Alsina afirma: “El renunciar a la sindicación obligatoria no era solamente un cesión ideológica importante frente al liberalismo (que considera a los sindicatos simples asociaciones privadas), sino que era convertirse en parte de la administración, al depender económicamente de las subvenciones para subsistir. El servilismo frente a la administración provoca bajas en la afiliación, y hace al sindicato más y más dependiente se las subvenciones, en un círculo vicioso maligno.

Alsina, muy crítico con el pujolismo, acusa a las cúpulas de CCOO y UGT de formar parte del entramado nacionalista trazado por los “responsables del 3%”, y escribe: “En Cataluña, la política pujolista de “estómagos agradecidos”, de compra de la sociedad civil a base de subvenciones, no dejó al margen a los sindicatos. La complicidad de las grandes centrales, especialmente de CCOO, con la administración pujolista, fue una constante durante los años del reinado del “padrino”.

Alsina, termina su escrito acusando a CCOO y UGT de traidores a la clase trabajadora, afirmando, de forma clara y rotunda que, esta traición no ha surgido hoy, sino que, “empezó hace muchos años.

En la foto: Torrent, con los secretarios generales de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco y de la UGT de Cataluña, Camil Ros