Archivo de la categoría: Editorial

8 de marzo, día de la mujer trabajadora

Negar una realidad es negar una evidencia; mirar hacia una única realidad es desvisualizar otras. Este 8 de marzo volverán las marchas de mujeres en defensa de sus derechos menguados cuando no negados. Existen quienes niegan la mayor, afirmando que es falsa la desigualdad social entre hombres y mujeres, y que es falso ese machismo latente en la sociedad; existen quienes sólo perciben la explotación laboral en las mujeres, y aquellas que pretenden sustituir el machismo por un hembrismo igual de repugnante. Este año se nos impone una huelga general de mujeres. Su manifiesto habla, con razón, de la precariedad de la mujer, de la desigualdad de salarios y pensiones, etc… habla, también… de politiquería de “todo a 1€”. Afirma la feminista Silvia Federici, que “la igualdad es un término que congela el feminismo: por supuesto que en un sentido general no podemos estar en contra de la igualdad, pero en otro sentido decir solo que luchamos por la igualdad es decir que queremos la explotación capitalista que sufren los hombres.” Cuando nuestro Pueblo sufre una situación social de gravísimas consecuencias: Precariedad, paro, pensiones indignas, recortes en sanidad, sueldos limosna, alquileres de vivienda de juzgado de guardia… nos preguntamos ¿Por qué no una huelga general de todos para todos? ¿Por que los sindicatos subvencionados callan y sólo posturean? Sólo la unidad de las luchas nos hará fuertes. Ciertamente, nuestra lucha esta con las mujeres, con todas aquellas que pelean por sus derechos sociales, por unos salarios dignos y unas pensiones justas, contra la violencia machista, por su derecho a ser madres, por la conciliación laboral… Este 8 de marzo, como todos los días del año: toca luchar, todos, todo el Pueblo unido, codo con codo, contra la maquinaria capitalista que nos usa, exprime y nos tira como objetos sin alma ni derechos.

Editorial Diorama

EDITORIAL

El golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, comportó, entre otras muchas cosas, el fin de la Unión de Centro Democrático (UCD), y al apabullante triunfo del PSOE de Felipe González en las elecciones generales de 1982 con más de 10 millones de votos y 202 diputados.

Este hecho, que nos sitúa a más de 35 años del presente, tiene alguna similitud con el hoy. La derechista Alianza Popular de Manuel Fraga recogió en su periplo hasta llegar a su refundación en Partido Popular, a un gran número de dirigentes y militantes de la UCD. Podemos decir que su derechismo fue girando hacia el centro-derecha con Aznar y al centro con Rajoy. El nuevo intento de golpe de Estado, esta vez, sin guardias civiles ni tanques, ni elefantes blancos ni almendros, pero sí, con separatistas catalanes poniendo en jaque nuestra soberanía nacional, está ocasionando una caída en picado del Partido Popular, tanto en intención de voto como por la fuga de militantes y dirigentes, hacia una formación mucho más escorada a la derecha -y más liberal que el PP, si cabe-: Ciudadanos, el partido liderado por Albert Rivera -y el IBEX 35, añadimos nosotros-.

La victoria de Ciudadanos en las últimas elecciones de Cataluña, dejando de monaguillo al Partido Popular, es un primer, e importante aviso, para el PP; la corrupción enquistada en el partido de Rajoy, y su pausada y nada enérgica actitud ante los separatistas catalanes, les está pasando factura; y es que, a las “patrióticas” élites económicas, como 35 años atrás con la UCD, no les temblará el pulso, si es necesario, para tirar al baúl de la historia al Partido Popular, y lanzar una nueva marca que defienda sus intereses: CIUDADANOS.

Director de Digital Diorama