Archivo de la categoría: Opinión

Antisemitismo, la tarjeta de Israel para la impunidad

El silenciamiento de los críticos de Israel utilizando el antisemitismo como pretexto está muy lejos de estar restringido a la actual ola de ataques contra Jeremy Corbyn y su Partido Laborista. Ahora se usa para intimidar a cualquiera que se salga de la línea de Israel. Una vez nos enfurecimos contra la fusión de antisemitismo y el antisionismo. Hemos perdido de tal forma esa batalla que ahora es un procedimiento operativo común para los apologistas de Israel mezclar el antisemitismo por simples críticas al actual Gobierno ultranacionalista de Israel.

Aquí hay una ilustración de nuestra derrota, publicada en el diario israelí Haaretz. Se trata de lo que en otras circunstancias sería una caricatura satírica bastante estándar: está publicada por el diario alemán Süddeutsche Zeitung acerca de que Israel ganó el concurso de Eurovisión la semana pasada. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu se muestra en el escenario vestido como la cantante ganadora de Israel, Netta, y proclamando “¡El próximo año en Jerusalén!”.

Después de la protesta habitual el dibujante, Dieter Hanitzsch, fue despedido. Aparentemente no hay preocupaciones por el estilo de Charlie Hebdo sobre la libertad de expresión en esta ocasión.

Como se ha vuelto familiar en estos casos, Wolfgang Krach, editor en jefe del Süddeutsche Zeitung, parecía inseguro de si la caricatura era realmente antisemita. Pero, presumiblemente, pensó que era mejor despedir al dibujante para estar seguro. Esperemos que Hanitzsch pueda llevar a Krach y su periódico a aclararse ante un tribunal laboral.

Un crítico, Jonas Mueller-Töwe, que suena como la versión alemana de Jonathan Freedland, ha afirmado que “una estrella judía”, que sería el emblema de Israel de la Estrella de David, en un cohete sostenido por Netanyahu sugiere que “detrás de cada guerra se esconden los intereses judíos”. En cambio, simplemente podemos confiar en nuestros ojos, que proporcionan un significado diferente: que Israel, un Estado altamente militarizado, ganó el concurso de Eurovisión al mismo tiempo que devastaba Gaza, una vez más, y ahora podrá usar su calificación para un evento cultural popular en Jerusalén el próximo año para blanquear sus crímenes de guerra.

Antes de inclinarnos demasiado sobre la importancia de cada detalle, debemos recordar que las caricaturas políticas, por su propia naturaleza, necesitan usar símbolos como abreviatura de ideas más complejas. Exigimos lo imposible de un caricaturista si esperamos que nos ofrezca sátira política mientras le niegan la posibilidad de usar símbolos.

Entonces, ¿qué es antisemita en la caricatura? No se trata de judíos, se trata del primer ministro israelí y su agenda de guerra. Y, supuestamente, la “nariz, orejas y labios de gran tamaño” de Netanyahu seguramente están dentro de los límites normales de una caricatura. ¿Realmente queremos imponer una demanda unilateral a los dibujantes cuando se trata de dibujar a los líderes de Israel con imágenes anatómicamente precisas?

El problema aquí -como con el debate de la “crisis” antisemita sobre el Partido Laborista- es que está totalmente divorciado de cualquier sentido de proporción o realidad. La pregunta que deberíamos estar haciendo en un caso como este es, ¿qué tipo de historieta satírica que critica a Israel podría satisfacer los criterios exigidos por los actuales guardianes del antisemitismo?

Y en consecuencia, ¿qué dibujante se atreverá a desplegar sus habilidades satíricas contra Israel cuando la respuesta invariablemente los llevará a ser acusados ​​de antisemitismo y posiblemente perder su carrera y su reputación?

Eso es precisamente lo que significa el antisemitismo armamentista. Entrega a Israel una tarjeta de impunidad. Intimida a los formadores de opinión (periodistas, humoristas, comediantes, políticos, líderes de la sociedad civil, activistas de derechos humanos) al hacer que el tema de Israel sea tan tóxico que ninguno se atreva a tocarlo. Basta con mirar a la BBC para ver el resultado: una mezcla de cerco y censura absoluta a la hora de cubrir a Israel.

Como el arzobispo Desmond Tutu nos recordó: “Si eres neutral en situaciones de injusticia has elegido el lado del opresor”. Una sumisión a aquellos que abusan del antisemitismo para hacer a Israel inatacable conlleva terribles consecuencias para los palestinos. Requiere que, después de décadas de traicionarlos, nosotros -en occidente- una vez más nos volvemos ciegos a su sufrimiento. Y como se destacó la semana pasada en la matanza de Israel de los manifestantes desarmados de Gaza, despeja el camino hacia un futuro en el que Israel pueda y vaya a cometer atrocidades cada vez más graves contra los palestinos.

Jonathan Cook

Patriotismo a la venta

Bien parece que últimamente cuanto más exhibas la bandera nacional, o mejor sea la letra del himno español, más patriota eres, aunque tras la rojigualda se esconda el más avasallador liberalismo económico…

Reducir el patriotismo a simbología es sacarle el corazón, las entrañas y con ello la esencia real de la palabra. La Patria late en cada corazón, la representan sentimientos, lazos familiares, herencia cultural, el pueblo, la gente de a pie, la forma de ser y estar en tu tierra. Si, tenemos símbolos, símbolos que quedan desnudos de espíritu al ser usados por mercaderes, liberalistas y globalizadores. Y es que la Patria no puede venderse, ni debería ser la etiqueta de un producto, mucho menos político, no podemos comprar ese producto porque admitimos que ponemos en compra venta nuestro sentir como pueblo, en el caso de España, muy rico, complicado y que tiene tras de sí una historia enormemente rica y lo suficientemente importante en la historia del ser humano y que es muchas veces manipulada, diseñada y amputada según sea el color de la otra bandera que esconden tras la patria.

No podemos comprar como patriotismo el merchandising proselitista enarbolado por algunas siglas. Patriotismo sincero es el que abandera cada trabajador que diariamente desempeña lo mejor que puede su puesto laboral con conciencia de sustentar su pueblo, no solo porque desea ganar dinero. No podemos olvidar a la mujer/padre que se entrega a la familia a pesar de la ausencia de conciliación, ayudas y valoración de su aportación humana, familiar en el país que más envejece de toda Europa. Menos si se busca usar simbología patria para ganar unas elecciones o aumentar en votos… olvidando todo lo social que hay que reconstruir y construir.

No es cuestión de lucir colores y cantar mejor, es sentir el latido unísono de una comunidad que trabaja hombro con hombro por un mismo proyecto común social y patrio, una comunidad plena de matices, y defender el derecho de toda ella sin más interés que el sentimiento de pertenencia a una familia, a una misma comunidad popular.

El patriotismo cohesiona los miembros de la comunidad, ni los enfrenta, ni los divide, ni los ningunea, mucho menos se esconde tras el borrado de derechos laborales y un espíritu globalizador que sin duda matan el sentir y el ser de la Patria a la par que ahoga a las familias.

Y es que “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”, la pena es quien se queda en la superficie, quien enamorado de los colores patrios, himnos con letras bonitas,  llantos teatrales, los posibilismos y quinielas electorales, no ahonda hasta alcanzar el corazón del lobo que con avidez se ha disfrazado para ser aclamado líder del rebaño en el que, a un pueblo tan sumamente libre y luchador, se ha reducido al español muy injustamente.

Todo lo cívico pertenece al sistema, lo obedece, se amolda, y el sistema es poco amante de las patrias, las emociones y necesidades de las gentes que alberga, es un seguidismo domesticando que oculta los problemas, y con ello las soluciones, reales de esta patria.

La Patria no debe poseer siglas, el sentir de un pueblo no se retuerce ni a derecha ni a izquierda pues es el pilar que nos sustenta a todos por igual como comunidad, sin patria nos quedamos en el limbo, en lo global, en lo desenraizado expuesto a cualquier viento fuerte para caer y ser pisoteados.

Es hora de no usar la simbología como arma política, ni a derecha ni a izquierda, ni la simbología que nos une a todos como nación, ni a la que late bajo la misma como identidad específica enriquecedora de las comunidades que la conforman, porque, España es diferente y es mucho lo que hace grande a esta patria.

Nuestros problemas patrios, creados bajo los tejados de las casas políticas, no se arreglan exponiendo la rojigualda más grande, ni poniendo letra al himno adornado con lágrimas, pues fueron las lágrimas sinceras de madres y padres, el sudor y la sangre de muchos los que dieron aliento de vida a este suelo y a su historia. Ni se compra, ni se vende, ni puede adueñarse ningún mercader de la política de ellos para hacer sus campañas. ¿Y si no te voto soy menos patriota? ¿no hay patriotas a izquierda y derecha? ¿negamos el derecho de patria al pobre que será más pobre cuando reine aún más el liberalismo económico? ¿el enemigo habla en catalán o en español?

El enemigo de las patrias habla en el idioma con el que mejor comercie, el que más somete a los trabajadores, al pueblo. El enemigo no entiende de patrias, ni de sentimientos, todo le vale, incluso la prostitución y usar como arma simbología que debiera ser respetada como propiedad del pueblo sin fisuras. Pero ¿qué se puede esperar de quien defiende alquilar vientres? Pues eso, vender a su propia madre como un gesto altruista si hace falta…

A.M

 

GUILLES DE RAIS A LA CATALANA

Una de las frases más sonadas en el discurso de investidura del pasado lunes fue «Carles, et faré President». Fue pronunciada por Torra como si de una misión se tratara, el nuevo mesías a merced de la CUP, con pocas licencias para separarse del «Full de ruta». Esta y otras frases rezuman odio del hombre que tiene la Generalitat es sus manos, en el sentido ideológico, dado que por lo que se refiere al sentido pragmático, paradójicamente no es así. Diversas fuentes han asegurado que algunas estancias del Palacio de la Generalitat han sido vetadas a Quim Torra -como si del cuento de Perrault se tratara- nos podemos imaginar el motivo, pero a ciencia cierta nadie sabe la razón, a no ser que sea para hacernos visible su provisionalidad. También resulta sorprendente que Torra, se haya autodenominado como «interino» . La prensa ha utilizado diversos apelativos y le reconoce como «el hombre de paja» o «el Títere». El día siguiente a la investidura viaja a Alemania, se hace la foto con Puigdemont, para que quede bien claro que él sólo es el substituto y que rinde pleitesía al de Amer.

Pero todo esto no encaja, hay algo que rechina en todo esta operación de propaganda encubierta ¿Qué intentan hacernos creer? El perfil psicológico de Quim Torra con sus tuits incendiarios y sus comentarios en la prensa deja bien claro que se trata de una persona furibunda y ególatra que exuda rencor hacia todo lo español. Torra se considera una fuerza escogida para liderar Cataluña y llevarla a la República. Se estima a si mismo como si fuera la encarnación del bien destinado a liderar su pueblo.

Para establecer el perfil psicológico de una persona basta con analizar su comportamiento, observar indicadores de manera directa. Quim Torra ha dado muestras de su obcecacion y tenacidad, que me recuerdan a un oscuro personaje de la Edad Media, Gilles de Rais.

Si hacemos una analogía entre ambos, hallaremos bastantes coincidencias, a parte de su delirio de autoreferencia. Los dos son cultos, aunque poco reflexivos (se puede comprobar con los tuits y artículos que han salido a la luz estos días: despotricando sobre los españoles, sobre Carme Chacón y sobre todo lo que no destile soberanismo). Aunque quiera borrarla de la red, la huella digital de Torra es larga y bochornosa, en numerosos artículos utiliza la palabra «españoles» de manera despectiva y achaca actitudes reprobables con la intención de ridiculizar, una muestra clara de su xenofobia.

Tanto Guilles como Torra comparten una pasión por las artes. La psicopatía de Gilles, se expresaba a través de la necrofilia, que nada tiene que ver con el arte, pero que tiene un componente de espectáculo, y si no juzguen ustedes mismos, la frase que fue pronunciada por el asesino «Yo soy una de esas personas para quienes todo lo relacionado con la muerte y el sufrimiento tiene una atracción dulce y misteriosa, una fuerza terrible que empuja hacia abajo […]. Yo hice lo que otros hombres sueñan. Yo soy vuestra pesadilla», advirtió el mariscal Gilles de Rais poco antes de ser ejecutado en 1440. Torra después de trabajar en la aseguradora suiza Winterthur aprovechó el dinero del despido para fundar una editorial, «A Contravent», especializada en recuperar textos nacionalistas de periodistas catalanes de la Segunda República. En resumen, uno y el otro, intentar ser carismáticos pero les pierde la impaciencia. Ambos se saben prodigar socialmente Gilles hacía fiestas para ganar en seducción y alcanzar sus deseos y Torra tuitero incendiario, con más de 17.500 publicaciones en dos años da muestras una vez más de su incontinencia y impulsividad.

Otro rasgo de personalidad de Gilles, era su desmesurada fe y creencia cristiana, su ansia de perdón y de redención. El mismo pronunció la frase del pregón Pascual «Felix culpa!» —traducido como «¡Dichosa culpa!»— .En las crónicas aparece que Guilles antes de ser ejecutado, tuvo un arrepentimiento desmedido, hecho que transmitió misericordia. Clérigos y plebeyos se compadecieron de él y incluso se le concedió la petición de tener una comitiva detrás de él hacia su lugar de ejecución.

Torra también ha pedido disculpas y se ha retractado por sus polémicos comentarios.Pedir perdón, rectificar, siempre es signo de fortaleza, siempre y cuando se haga de corazón.

Ambos hombres buscaban tener influencia a toda costa y su fama creció de manera exponencial y repentina. Guilles después de convertirse en la sombra de Juana de Arco (la docella de Orleans).Torra también ganó notoriedad, después de ser despedido de la seguradora trabajó como responsable del Born Centro Cultural, un espacio arquitectónico de exaltación nacionalista que exhibe las ruinas de la Barcelona de 1714. De esta manera empezó a granjear su nombre en los círculos nacionalista: colaboró con diferentes medios de comunicación, presidió la entidad Soberanía y Justicia dedicada a promover la independencia y entró a formar parte de la ANC.

El independentismo en bloque, lo ha convertido en presidente de la Generalitat el empecinamiento, no acaba nunca siendo la solución la fractura social que existe en Cataluña. Si continua así, se producirá un nuevo enfrentamiento con el Estado. La excepcionalidad lo justifica todo, incluso que fuerzas de izquierdas permitan que dirija el gobierno un conservador de discurso xenófobo. Esperemos que Torra no se convierta en la pesadilla de Cataluña y que cese de una vez el cainísmo entre hermanos de un mismo Estado.

Kyzyl Kum

Un paleto como President de la Generalitat de Catalunya

Es sólo una opinión, y posiblemente ni siquiera una opinión particularmente original, pero creo que la elección del nuevo President de la Generalitat ha recaido sobre el mejor candidato posible: un político de amplia trayectoria como Artur Mas, un pujolista de la vieja escuela acostumbrado al “si pero no” o al “no si sí”, un hombre procedente por nacimiento o unión con esas 300 familias que forman desde siempre la vieja burguesía catalana que construyó el Ensanche para vivir en el mismo, el Palau para escuchar su música, el Liceo para dejarse ver y La Vanguardia para que la gente supiera que pensar, sería infinitamente más peligroso. Pero este es un paleto de provincias, que no ha soltado el pelo de la dehesa, no va a pegar ni con cola en, por ejemplo, la fiesta del Premio Planeta o de manera más general en el mundo de la cultura de Barcelona, cada día más provinciano y localista pero aún no tan provinciano como él.

Ha bajado el nivel presidencial. Y de que manera … Del personaje renacentista de Pujol, médico y banquero, financiero de la Enciclopedia Catalana, que desde su despacho de la Banca Catalana repartía créditos a cualquier institución cultural que pudiera beneficiar su causa; desde ese Pujol, que incluso en sus vicios y rapacidad, era un hombre en el que podía verse reflejada la gran burguesía catalana que quería un estado propio porque ya tenía todo lo demás, se ha pasado a un paleto abiertamente xenofobo que ha fracasado en todo en la vida y ha acabado viviendo del independentismo. Se ha pasado del mecenas de las artes y las letras (aunque fuera sçolo en catalán) al pobre hombre al que se le da un salario porque es “un bon xicot que no a tingut sort …” (”Un buen chico que no ha tenido suerte”) … Vamos, el sobrino tonto al que hay que enchufar en alguna parte porque es familia y se está muriendo de hambre, pero además un hombre al que sus palabras, dejadas por escrito y recuperadas ahora por la prensa y los medios del resto del país, e incluso de Cataluña, hacen inaceptable para prácticamente todo el mundo fuera de Cataluña, comenzando por la izquierda con la que debería aliarse para hacer presión. Alguien que incluso dentro de Cataluña ha recortado cualquier posibilidad de transversalidad.

¿Es este pobre hombre más xenofobo que Mas o Puigdemont? Tal vez no, pero es más tonto. “Charnego” es una palabra que tarde o temprano surge en los medios separatistas cuando se habla de esos que Pujol convirtió en su discurso público en “los otros catalanes”. Pero una cosa es pronunciarla en privado y otra exhibir abiertamente el desprecio hacia la mitad o más de la población por escrito… Colau, que tan mal me cae, dijo ayer o anteayer sin embargo algo en lo que tenía razón: “en Cataluña hay alrededor de un 70% de la población que en mayor o menor intensidad se sienten españoles”…

El núcleo duro del separatismo catalán siempre ha estado formado por un grupo excluyente de familias que han considerado que Catalunya era suya… ahora, gracias a la torpeza manifiesta del que debiera ser su representante, podemos ver esa exclusividad, y lo que es más importante, pueden verla todos esos otros compañeros de viaje que como Colau no son de pura raza catalana: “Mi madre nació en Soria y de adolescente vino a estudiar y trabajar a Barcelona. Mis abuelos paternos, pastores de un pueblecito de Huesca, se trasladaron a Barcelona en los años de la posguerra en busca de una vida mejor para sus hijos. Mi padre vive actualmente en Almería. Tengo dos hermanos nacidos en Madrid. Hablo en castellano con mi madre. Hablo en catalán con mis hijos”… Son palabras de la alcaldesa, pero es la historia de cientos de miles de habitantes de los grandes núcleos urbanos catalanes, muchos de los cuales votaron por una supuesta República que ahora, gracias a la torpeza de su President descubren que les va a dejar de lado porque son indignos de ella desde el mismo día del nacimiento … peor aún … desde el mismo día del nacimiento de sus padres o abuelos.

Al final acabaremos dándole las gracias a los radicales de la CUP por impedir que Mas saliera elegido y forzar la llegada al Palau de la Generalitat de dos mediocridades como Puigdemont y como quiera que se llame esto … porque con esto … con esto y con sus artículos en la prensa, sus tweets borrados, su incapacidad para distinguir deseo y realidad … con esto al frente vamos a llorar pero también a reír un rato …

Juan de Pinos

Mayo del 68: Un símbolo insurgente en constante mutación

Si se hubiese de decidir un epitafio digno para la murga del 68, y su proceso de mutación bastaría con citar aquel verso del poema XX de Neruda “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

A la década del mayo del 68, Alain de Benoist explicaba en Nouvelle Ecole que si algo faltó en ese acto fue precisamente imaginación. En el discurrir del tiempo, vistos con nostalgia aquella sucesión de disturbios -ni fue revuelta, ni fue revolución- la mayoría de sus protagonistas fueron «niños díscolos», marionetas manejables por los poderes fácticos.

Y es que cada aniversario de la fecha en cuestión nos ha alejado más de este símbolo insurgente.

El de 1978 fue sonado. Después de tanto tiempo amansando esa cólera, se concedía la posibilidad de que cada cual manifestase sus sueños sin pagarle psicoanalista. La llama retorica revolucionaria, latía todavía, aunque solo fuese en forma de cerilla. España estaba con melancolía de los hechos sucedidos en el Barrio latino de París, los jóvenes de entonces se habían aburguesado y tenían un aspecto cansino y desolado. Todo esto a la par que desaparecían una pléyade de revistas y de grupos radicales. Buena parte del personal insurrecto, hasta entonces audaz y temerario opto por el funcionariado y vivió esta paradoja con indiferencia.

La efeméride de 1988, fue harina de otro costal. Los homenajes al mayo francés abrieron el horizonte y apareció en cartera: lo de Praga y la matanza de México, nos estábamos globalizando sin darnos cuenta. En España, el PSOE gobernaba, eran años de bonanza y ficticio bienestar económico. Faltaba un año para que cayera el muro de Berlín, y se viniera abajo el último telón de la farsa.

Cuando se festejaron los treinta años del 68, gobernaba Aznar que haciendo un triple salto mortal pasaba de José Antonio Primo de Rivera a Karl Popper. Parafraseando la Internacional: “El mundo había cambiado de base y los nada de hoy todo han de ser”.

En 2008, mayo del 68 empezaba a desenfocarse, ya era casi tildado de fenómeno superficial. La parte que más gustaba a los extremistas contestatarios de algunos textos divulgativos del mayo del 68, es que supuraban marxismo de manual, ya que tenía como denominador común la intolerancia.

Al lustro del mayo del 68, los nuevos sujetos revolucionarios, son “las minorías orpimidas”, sólo existe un discurso único que ha convertido al individuo, al hombre en algo fluido, sin identidad.

Los augures avisan de que el filón “mayo del 68” puede que se haya liquidado. Jesús Sebastián Lorente, propone una lectura sugerente: “¿Liquidar mayo del 68? y para ello reúne diferentes análisis de expertos realizados desde diversas ópticas transversales.

Ciertamente, desconocemos el desenlace final de este movimiento sesentayochocentista, aunque todos nos pondremos de acuerdo en afirmar que no todo fue negativo. Determina incluso la entrada a un “nuevo tiempo”: en Europa la postguerra termina en mayo del 68. Pero ¿qué huella ha dejado en nosotros? Analizar que derroteros a tomado la revuelta del 68 nos conduce inevitablemente al estudio de Jünger, como la culminación de una serie de arquetipos. Si atendemos a Jünger, primero fue el titan, a continuación el homo faber (el trabajador), después el humano, llamado al corazón del bosque, huyendo de la talosocracia, de los generadores de usura a los que que Erza Pound juró odio eterno. Por último el anarca, el superhombre, el que sublima la rabia ciega de los titanes y la cólera del emboscado. El anarca trasciende el mero sentimiento individual para hacer suyo un sentimiento comunitario telúrico, inmemorial. El anarca en confrontación con el violento de la tribu urbana. Ese ideal. A priori inalcanzable… nos encamina un poco más hacia la luz. Quizás, el poso que deja una vez hecha la decantación del mayo del 68 sea una estrecha senda. Es decir, cuestionar nuestro modo de actuar, dejar de ser anécdota para convertirse en categoría. Por consiguiente, proponemos la sistematización del tercerismo de estos dos últimos siglos, así como sus precedentes históricos. En base a cuatro figuras claves del pensamiento (Ortega, Jünger, Mounier y Fanon). Referentes todos ellos para buscar como volver ha hacer puntada con hilo en la historia de unos acontecimientos que en continuo fluir pueden batir el desorden establecido y redimir la realidad hacia un orden alternativo.

Kyzyl Kum

 

La Barretina contra el separatismo

Desde algunos sectores del llamado Frente antiseparatista catalán, se anima a no perder el arraigo con la tierra en que viven. Muchos, hijos, nietos y bisnietos de catalanes, sienten profundamente el amor a su tierra carnal, a sus tradiciones, a su lengua. En efecto, desde sectores de ese Frente, se pide desmontar esa idea falsa de anticatalanes promovida por aquellos “cuelga lazos amarillos” que consideran que Cataluña son sólo ellos, ignorando “a los otros catalanes”, que además son más.

Una de las consignas lanzadas por los “cupaires” y demás “cuelga lazos amarillos” es que, quien no esta con ellos es un “fascista”. Limpiar de plástico los arboles o las farolas, se convierte en un acto fascista, tan fascista que debe de ser grabado con móviles y subido a la red para que otros “cuelga lazos amarillos” acometan escarnio público a quien ose ejercer tal ignominia (sic).

Pero como decía, una vez que el independentismo ha abandonado la “senyera” catalana para abrazar una bandera cuatribarrada estrellada, utilizada por los terroristas de Terra Lliure y demás organizaciones de la izquierda internacionalista catalana (IPC, PSAN, BEAN, MDT…), o para ondear la bandera estrellada tintada de azul, usada por los pijos de la JNC de Pujol y demás burguesitos que han realizado un curso de tres días por Internet de “como ser revolucionario megaguay”; toca, como ya se esta haciendo, reivindicar nuestra senyera y los símbolos de nuestra tierra; toca salir a la calle con nuestra barretina, con nuestra senyera, y con nuestra lengua, la lengua de Maragall, Verdaguer, d’Ors o Pla, decir alto y claro que “som catalans”; toca alzar nuestra voz para que nadie dude que somos parte de la Cataluña hispánica, que orgullosa de su identidad, se siente tan catalana como española, por encima de Constituciones o Parlamentos golpistas.

Fontenoy

ETA ¿Final?

ETA declara su final y el desmantelamiento de sus estructuras

Se ha difundido la declaración última de la disolución de la organización terrorista desde Ginebra por los mediadores internacionales

ETA ha hecho pública desde Ginebra una última declaración en la que confirma el final de su trayectoria y confirma el desmantelamiento del conjunto de sus estructuras. En su escrito ETA no hace mención alguna a las víctimas ni al daño injusto causado. Ni una sola línea de arrepentimiento ni de pedir perdón a las muchas víctimas.

“Esta última decisión la adoptamos para favorecer una nueva fase histórica. ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”. Es la frase con la que concluye “la declaración final” escueta que ETA dirige al pueblo vasco y en la que anuncia el final de “su ciclo histórico y su función”.

El comunicado, ha sido leído en Ginebra por un representante del Centro de Diálogo Humanitario Henry Dunant, donde los mediadores internacionales han explicado que en el proceso de debate interno de la banda terrorista han participado 3.000 personas y que la propuesta de la dirección ha contado con el apoyo del 93% de ellas.

A la vez, los diarios Gara y Berria han difundido varias grabaciones en las que el dirigente histórico de ETA Josu Urrutikoetxea, Josu Ternera, y la presa Soledad Iparragirre leen el comunicado en euskara, castellano y francés. Es el paso previo a la difusión a través de la BBC de un vídeo grabado por el propio Urrutikoetxea a cara descubierta leyendo el mismo texto.

Los terroristas, en su mensaje final, parecen querer poner deberes a los nacionalistas: “el principal reto será construir un proceso como pueblo que tenga como la acumulación de fuerzas, la activación popular y los acuerdos entre diferentes, tanto para abordar las consecuencias del conflicto como para abordar su raíz política e histórica”. Y considera que “materializar el derecho a decidir será clave para el reconocimiento nacional”.

En el comunicado final, ETA apunta que “desea cerrar un ciclo en el conflicto que enfrenta a Euskal Herria con los Estados, el caracterizado por la utilización de la violencia política”. Y continúa cargando contra España y Francia. “Pese a ello, los estados se obstinan en perpetuar dicho ciclo, conscientes de su debilidad en la confrontación estrictamente política y temerosos de la situación que provocará una resolución integral del conflicto”.

ETA dice no tener “miedo alguno a ese escenario democrático, y por eso ha tomado esta decisión histórica, para que el proceso en favor de la libertad y la paz continúe por otro camino”.

¿Qué pasará ahora con los activistas de ETA, (285), es decir, la práctica totalidad  entre rejas? El comunicado señala que continuarán “con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”.

Veremos si este es el fin, pero hay que resolver muchos delitos, muchos culpables de asesinato que campan a sus anchas, y víctimas que merecen justicia por ley y por deber de la comunidad.

La venganza de Bambi

Bambi se ha hecho mayor. Pasaron ya los inocentes tiempos entre saltitos y jugueteos a través de la espesura del bosque junto a su amigo Tambor y los demás animalitos. La adolescencia de Bambi fue dura, obedeciendo a su estricto padre sin una figura maternal en quien refugiarse buscando comprensión y cariño. Ahora su cornamenta supera grandiosa a la de cualquier macho de su manada y Bambi tiene ganas de usarla. Y es que el pobre no ha olvidado que los humanos con escopetas mataron a su madre por entretenimiento. Ni olvido ni perdón… Tampoco abandona sus sueños cada noche aquel incendio que provocaron los humanos con cerillas y gasolina… Aquellos camaradas animales calcinados o ahogados por el negro humo fruto de la maldad.
Es bien cierto que Bambi aprendió a leer y se ha empapado todas las opiniones sobre los conflictos entre ganaderos e instituciones, los problemas con las subvenciones, con el lobo, con el absurdo juego de azar que se traen los sucesivos gobiernos humanos  con el pan de cada día de los hijos de un sector primario en vías de extinción para mayor gloria del progreso. Pero cuando las llamas avivadas por los malnacidos convierten la casa de Bambi y sus amigos en una pira funeraria, todo lo demás importa un carajo. Malditos hombres, piensa el imponente cérvido, que muerden una y otra vez la mano de la naturaleza que les da de comer.
Desde que Bambi le tomó prestado a un campista dominguero su aparatito celular también ha podido constatar en las sacrosantas redes sociales la existencia de una nueva estirpe de defensores del ecosistema, los animalistas y ecologistas, que gastan ingentes horas de sus artificiales existencias opinando e insultando en internet, montando follón contra los ganaderos en lugar de tender puentes de sentido común y colaboración con ellos en la resolución de sus problemas, y claro, siempre tiene que haber algún paleto con ganas de gresca que disfrute respondiendo a la llamada metiendo fuego al monte o ahorcando a un inocente lobo de lo alto de una señal de tráfico. Cuando hace años el gran incendio asoló su hogar, Bambi no vio a ninguno de esos adalides de la naturaleza, poseedores de la verdad eterna, ayudar a los bomberos forestales y a los lugareños a apagar los fuegos mortales que consumían todo lo que le rodeaba.

Tras la última Asamblea Animal Anual Bambi determinó que debía dejar de huir de los problemas de los humanos, que estos pagan con la madre tierra creyéndose dueños y señores de la creación de la gran Dios Ciervo. Influido por los lobos, que tras su caza desmesurada y la ocupación de sus hogares por el ser humano decidieron devolvérsela como mejor sabían, comiéndose a sus cabezas de ganado, el joven venado está decidido a luchar por su hogar y por los suyos sacrificando hasta la última gota de sus sangre. Hace tiempo que se recluyó en la frondosidad y la espesura, provisto de su “teléfono inteligente”, para investigar por internet cómo preparar su venganza. Nadie sabe a ciencia cierta cuándo será, cómo la llevará a cabo, si habrá inmolación explosiva o cornadas a diestro y siniestro (o a derechas e izquierdas) pero yo que tu vigilaría mis espaldas, porque en tu próxima excursión a la sierra, cuando la dejadez te venza y decidas dejar el papel albal de los bocadillos tirado en cualquier rincón del campo, puede que alguien o algo te esté observando y decida convertirte en la primera víctima de la venganza de Bambi.

César Bueno

A propósito del nuevo libro de editorial Fides: ¿Liquidar mayo del 68? Del sesentayochismo al liberalismo libertario

José Alsina Calvés

Algún día se hará justicia y se reconocerá la inmensa labor de Editorial Fides y supromotor, Juan Antonio Llopart, a favor de la Cultura en mayúsculas. Las reedicionesde textos de autores “malditos” se combinan con obras estimulantes, que vierten en lengua española a autores franceses, alemanes o rusos, que están diciendo cosas realmente importantes en el terreno de la filosofía, la metapolítica o la historia.

El nuevo libro que presentamos, una obra colectiva coordinada por Jesús Sebastián Lorente director de la Biblioteca Metapolitika de la mencionada editorial, reúne a distinguidos pensadores franceses, alemanes y algún español, procedentes de tradiciones de pensamiento muy distintas, realizando cada uno de ellos su particular balance de los sucesos de Mayo del 68, justamente cuando se cumplen 50 años de los mismos.

Lo realmente interesante de este libro es que de los diversos análisis, realizados desde ópticas muy distintas y desde trayectorias vitales muy diversas, coinciden en algunos puntos fundamentales. El carácter de espectáculo o de simulacro de la supuesta“revolución de mayo” (carácter paradójico, pues algunas de las corrientes que lo animaban, como el Situacionismo, centraban su discurso en la crítica de la sociedad del espectáculo), el desprecio a clase obrera como vector revolucionario, y, sobretodo, la reivindicación del narcisismo y del “individualismo del deseo” serían los elementos más característicos de este movimiento, según la mayoría de los autores.

Si analizamos estas conclusiones desde los postulados de la Cuarta Teoría Política podemos llegar a dos deducciones importantes: la deriva posterior de una buena parte dela izquierda a partir de Mayo del 68 lleva abandonar la idea de “clase obrera” como vector revolucionario, con lo cual deja de concebir a la “clase” como sujeto político.Ello supone un abandono del marxismo como Segunda Teoría Política, y desvía el análisis materialista de las condiciones producción hacia una “crítica cultural” y hacía unos postulados éticos de carácter idealista y metafísico.

Siguiendo a Dugin, toda teoría política pivota sobre un sujeto. Al abandonar el sujeto-clase, la “nueva izquierda” deriva hacia otro sujeto: el individuo. Este individuo no es el del liberalismo clásico, el individuo racional cartesiano, sino el post-individuo narcisista que se caracteriza no por su racionalidad, sino por sus deseos y su aspiración a la“liberación” ¿liberación de que?: de cualquier identidad, de cualquier fijación, de cualquier vínculo que se oponga a su “fluidez”.

Los nuevos “sujetos revolucionarios”, ya reivindicados por Marcuse y otros filósofos dela escuela de Frankfurt, van a ser los inmigrantes, los homosexuales, las mujeres, los estudiantes, y en general las “minorías oprimidas”. Ya no se habla de revolución, sino de “eliminar cualquier discriminación”.

Mayo del 68 significa el inicio de este discurso liberal-libertario que ha colonizado completamente a la izquierda (tanto la moderado como la radical) y que la hace converger con el neoliberalismo, pues comparten el mismo sujeto: el post individuo fluido y sin identidad.

A vueltas con los semáforos y el sexismo

Ha llegado a un punto en el que parecemos gilipollas, o si lo prefieren gilicoños, no sea que alguien se ofenda. La última parida, que no paridad, se está dando en Canovelles que instalará un semáforo inclusivo con parejas del mismo sexo.

El semáforo también estará adaptado para invidentes, con avisadores acústicos, no solo será inclusivo.

Las obras para realizar el cambio de semáforos cuentan con un presupuesto de 25.732,20€, si, unos semáforos que nos costarán tal cantidad de dinero tan solo para que haya representación de parejas del mismo sexo. Y digo yo ¿dónde tenemos las de distintos sexos? Primero que si semáforos con faldas, ¿y ahora esto? ¿es que no saben cruzar con un semáforo de los de toda la vida ¿también les ofenden y excluyen? Porque ya con lo de las faldas al muñequito estamos todos representados, por cierto, ¿el que no lleve faldas o pantalón, hombre o mujer, debe no darse por aludid@ para cruzar? ¿No es sexista poner falditas y coletitas a las mujeres?

La imagen adjunta es la del semáforo inclusivo que se instalará en Canovelles (Barcelona) que ha decidido instalar un semáforo igualitario e inclusivo con figuras que representarán a parejas del mismo sexo, dentro del casco urbano de la localidad. El semáforo, será el primero de estas características en la población y se situará en el centro del municipio, en la confluencia de las calles Riera y Molí de la Sal, según ha informado el consistorio en un comunicado. Las obras para realizar el cambio de semáforos serán este lunes y cuentan con un presupuesto de actuación, con IVA incluido, de 25.732,20 euros.

¿Qué semáforo será el próximo? ¿cuánto nos costará?…

A.M